Mesoterapia facial y corporal

El tratamiento de mesoterapia consiste en la inyección intradérmica de cantidades pequeñas de diferentes sustancias que varían dependiendo del problema que se desea tratar: lipolíticos, reafirmantes, revitalizantes, antiarrugas.

Una de las ventajas mayores que presenta la mesoterapia es que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo. No es necesario aplicar anestesia local ni mucho menos general, por lo que se reducen los riesgos. No es una técnica dolorosa, puesto que son muy superficiales y se inyecta muy poca medicación.

Además, tampoco requiere de largos tiempos de recuperación, después de una sesión de mesoterapia no es aconsejable acudir a lugares húmedos, exponerse de forma directa al sol o someterse a temperaturas extremas. Evite: saunas, gimnasios, playa, piscinas por los riesgos de infecciones.

 Los efectos secundarios que pueden aparecer son generalmente de tipo local y relacionados con la técnica de inyección y el activo administrado:

Dolor en el punto de inyección (estrechamente relacionado con el tipo de aguja empleado), edema local y eritema, pequeños hematomas en la zona de inyección, alergias, lesiones mecánicas (cortes producidos por las agujas debido a movimientos de los pacientes.

Estos efectos secundarios suelen ser leve-moderados y de carácter transitorio, resolviéndose en 2-3 días.

Plan 1: mesoterapia facial

Plan 2 mesoterapia corporal

 SOLICITAR + INFORMACIÓN